RSS

El Peligro de la Automedicación

08 Feb

El Peligro de la AutomedicaciónCiertamente, un problema no sólo en los efectos secundarios inherentes al medicamento alopático, sino también en el desarrollo de enfermedades crónicas tal como lo especifica Hahnemann en el párrafo 74 del Organon 6a edición:

“Entre las enfermedades crónicas es preciso reconocer, todavía y lamentablemente, a las que con tanta frecuencia uno encuentra que han sido producidas artificialmente durante el tratamiento alopático, debido al uso prolongado de medicinas heroicas dadas en grandes dosis y sucesivamente mayores….”

En países como el nuestro, donde la mayor parte de los medicamentos son vendidos sin prescripción médica, es común ver a pacientes que por desconocimiento o por falta de recursos económicos se auto medican. En México, cualquier persona puede conseguir desde anti inflamatorios simples hasta glucocorticoides (Dexametazona, Betametazona), pasando además por hormonales, bronco dilatadores y muchos otros. A pesar de que en agosto del 2010 fue emitida una nueva regulación con respecto a los antibióticos, es preciso señalar, que de cualquier modo los antibióticos se siguen expidiendo en la mayoría de las farmacias. Esta extraña pero verdadera violación a la ley, proviene del exceso de egresados por parte de las universidades, de la necesidad del médico, sobre todo del recién egresado, y de los propietarios de las farmacias que sin escrúpulos anteponen el interés económico sobre el de la salud de las personas. De éste modo usted puede llegar a solicitar un antibiótico, cualquiera que éste sea, el cual será justificado a partir de una receta previamente firmada por algún médico aún y cuando ésta no tenga una indicación estrictamente médica para su administración. Hablar de usurpadores que practican la profesión médica sin licencia o a través de un título falso sería tema aparte.

Viene a mi mente, el caso de una madre, la cual administraba a su hija de 3 años una ampolleta de Dexametazona de 8 mg cada que le daba tos, pues ella notaba que eso la “curaba” en pocos minutos; sin embargo, las tos le volvía cada 7 ó 14 días, de manera que ese era el intervalo en el cual le era administrado tal medicamento, desde sabrá Dios cuanto tiempo. Uno podía observar aquella pequeña, con sobrepeso, predisposición a las infecciones (los esteroides producen inmunodepresión), cara en Luna llena. Así pues, no es raro ver pacientes con múltiples reacciones secundarias como en este caso síndrome de Cushing, pero también de otros medicamentos: Síndrome urémico hemolítico por antibióticos, alteraciones en el perfil hepático, hemorragias intestinales (sobre todo con los anti inflamatorios), úlceras intestinales, hipertensión, diabetes secundaria, anemia aplásica, efecto disulfiram, problemas de coagulación, etc. Sin olvidar que muchas de las reacciones secundarias tienen un carácter de irreversible, es decir, que son permanentes.

Me pregunto donde están la OMS y las autoridades de salud en los países donde ocurre este problema.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 8, 2016 en Artículos varios

 

Una respuesta a “El Peligro de la Automedicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: