RSS

Virus Zika: Prevención y Tratamiento Homeopático

26 Ene

ZikaSe trata de un virus que se detectó por primera vez en 1947 en Uganda (en los bosques de Zika) y se transmite a través del mismo mosquito que transmite el virus del dengue (Aedes Aegypti).

Los países en los que se encuentra recientemente son: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guadalupe, Guatemala, Guyana, la Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, la isla de San Martín, Surinam y Venezuela. Un mapa de La Organización Panamericana de la salud se está actualizando semanalmente.

El periodo de incubación, es decir, el periodo que transcurre entre la infección y la manifestación de los síntomas es de 3 a 12 días, sin embargo la mayoría de los infectados pueden pasar asintomáticos ya que sólo el 25% de las personas tendrá síntomas.

Los síntomas son muy parecidos a los del dengue y pueden ser: fiebre de menos de 39°C, dolor de cabeza, debilidad, dolor muscular y en las articulaciones, inflamación que suele concentrarse en manos y pies, conjuntivitis no purulenta, edema en los miembros inferiores y erupción en la piel, que tiende a comenzar en el rostro y luego se extiende por todo el cuerpo.

Recientes reportes en algunos estados de Brasil, indican que la infección puede estar asociada a microcefalia en recién nacidos de madres que padecieron la enfermedad, y con futuros problemas de desarrollo cerebral durante la infancia.

Aunque hasta el momento no existe vacuna ni tratamiento específico para esta enfermedad, existen alternativas de manejo como la Homeopatía tanto para la profilaxis como para la asistencia, disminuyendo considerablemente sus daños colaterales a través de un concepto en homeopatía denominado “Genus Epidemicus”.

Históricamente se sabe que Hahnemann tuvo grandes éxitos tratando epidemias de su época. Por ejemplo, durante la epidemia de escarlatina en Alemania en 1799 usando exitosamente Belladona. En 1801, escribió un artículo “La Prevención y Cura de la Fiebre Escarlatina”. La fama de este remedio llegó tan lejos que incluso médicos alópatas lo utilizaron para esta enfermedad, llegando a salvar a miles de niños con una tasa de morbilidad de alrededor del 9% (cuando para entonces era del 90%). En una segunda epidemia de la misma enfermedad pero en 1808, Aconitum probó ser efectivo. En su libro de “Enfermedades Crónicas” Hahnemann menciona a Rhus toxicodendron y Bryonia para el miasma agudo del tifus. En 1831, él define a Camphora, Cuprum y Veratrum álbum como remedios preventivos y curativos del cólera Asiático.

Su mejor pupilo, el Dr. Boenninghausen también tuvo éxito usando preventivos durante la epidemia de cólera en Europa (1849). Mientras que la tasa de mortalidad para la medicina convencional era del 54 al 90%, la homeopatía sólo tuvo el 5-16%. El también escribió acerca de su experiencia con Thuja en la prevención de la viruela.

En mi experiencia médica he tenido la oportunidad de prevenir exitosamente durante el brote de Influenza H1N1 en México en el 2010, y el tratamiento de enfermedades como el dengue (incluyendo el  de tipo hemorrágico) tampoco ha estado ausente.

El concepto de Genus Epidemicus es: La totalidad característica de una enfermedad epidémica.

Consiste en hacer una historia clínica de al menos 10 pacientes enfermos, para luego recopilar los síntomas. Entonces el resultado es el diagnóstico epidémico o “Genio Epidémico”. El remedio o los remedios semejantes al Genio Epidémico curarán a todos o a la mayor parte de los enfermos.

Los más frecuentes usados por ejemplo en dengue son: Arsenicum album, Bryonia alba, Crotalus Horridus, Eupatorium perfoliatum.

Parece sencillo, sin embargo debe tenerse un amplio conocimiento de los remedios, ya que en el área asistencial los casos pueden diferir en algún síntoma que permita individualizar el caso y ser más efectivo en ese enfermo o grupo de enfermos, o como diría Boenninghausen en el prefacio de su repertorio:

“En este distrito, por ejemplo, actualmente hay una tos ferina maligna violenta entre los niños, y es solamente en algunos casos excepcionales que los síntomas bien conocidos para Drosera se hacen presentes; los remedios que usualmente son administrados en la tos ferina nunca están indicados. Sin embargo al comienzo de la tos, una notable hinchazón está presente, no tanto en la cara como en la parte inmediatamente por arriba de los ojos, entre los párpados y las cejas, donde frecuentemente aparece como una pequeña bolsa espesa, un síntoma que ha sido hasta ahora observado solamente en Kali carb, y que de hecho, al comienzo de la presente epidemia éste fue el único remedio rápido y seguro. Solamente en el último periodo la enfermedad tomó otra forma, la cual requirió  de Veratrum Album, teniendo en consideración la transpiración fría en la frente durante el vómito.”

Por último, es importante no desdeñar las recomendaciones de las autoridades de salud en relación a evitar el cúmulo de cacharros donde se estanca el agua y tirar basura en la calle. Es bueno la colocación de mosquiteros en las casas y bolsas de abate (insecticida) en los tanques y depósitos de agua, pero no de menor importancia el que nuestras autoridades municipales hagan desazolves periódicos del sistema de drenaje y fumigación con motobombas móviles por las calles.

Ver también

Hahnemann y la vacuna

Pb Caso de Zika Tratado con Homoeopatía

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: